Uva, Vino, Millennials


El fuerte excedente de uva y vinos sin mercado visible para comercializar es el problema más grande que enfrenta la industria vitivinícola en Estados Unidos y otros países. La falta de interés del público “millennial” (de 24 a 39 años) por el vino es otra amenaza, al menos en la Unión Americana. Andy Beckstoffer, referente entre los cultivadores en ese país, habló de ambos temas para el New York Times.

Beckstoffer es dueño de viñedos de alta calidad en Napa Valley, el centro neurálgico de la producción de uva estadounidense; su empresa viene de facturar 55 millones de dólares por una cosecha récord de una Cabernet Sauvignon y sus propiedades valen cerca de 500 millones. Más allá de estas cifras fascinantes, el reportaje del New York Times revela tanto los parámetros con que se mueve la actividad como la preocupación de los líderes de la industria del vino sobre la rentabilidad futura. Y, la epidemia Covid-19 ha acentuado los riesgos.

La estrategia de vida de Beckstoffer ha sido lo que se conoce como la “premiumización” del vino: ir logrando cada vez mejores resultados para la uva que produce, lo cual a lo largo de cadena de comercialización hace que suba notablemente el precio que el consumidor debe pagar por tener acceso a estos resultados excepcionales. La uva de sus viñedos se vende a ‘hasta cinco veces el precio de mercado’, llegando a 25.000 dólares por “ton” (en Estados Unidos, 908 kilos)’.

Y Beckstoffer tiene una “fórmula” para relacionar el precio de la uva con el precio final del vino que resultará de ella: una “ton” de uva debe equivaler a 100 veces el precio de la botella de vino resultante. Esto significa que los vinos elaborados a partir de sus viñedos se deben vender a entre 200 y 300 dólares la botella, equivalente a diez veces más que lo habitualmente pagado por una buena botella en los supermercados estadounidenses.

Lógicamente, esta estrategia es resistida por muchos competidores, que ‘no se sienten cómodo’, dice Ben Ryder Howe, autor del informe, con precios de hasta mil dólares por botella para etiquetas de culto como Screaming Eagle o Colgin. Beckstoffer insiste en que ‘Napa Valley’ como definición de origen es ‘sinónimo de lujo’; sus uvas son utilizadas para marcas como Stag’s Leap, Schrader y Realm. Y considera que sus colegas son ‘buenos agricultores pero malos para los negocios’.

Lo que preocupa al magnate viñatero es que, además de las plagas que azotan las plantaciones, el exceso de producción y la pandemia Covid-19, la industria debe enfrentar la indiferencia de los “millennials” hacia el vino: prefieren las bebidas con mayor tenor alcohólico, ‘jugo de marihuana’ o cerveza. Esto dificulta el proceso de ‘culturalización’ que impulsa Beckstoffer, con el consumidor optando por vinos de mejor calidad (y más caros) a medida que va ‘madurando’. El concepto es que, si este grupo etario sigue apegado en el futuro a sus preferencias actuales, la industria entera estará en riesgo.

El artículo menciona además un informe anual sobre la vitivinicultura elaborado para el Silicon Valley Bank por Rob McMillan, EVP de la institución, quien advierte que no se está logrando atraer nuevos consumidores: ‘Todos los elementos de análisis indican que los adultos jóvenes se están retrasado en el consumo; no es que no tomen vino, es que tienen otras opciones’.


Hace referencia también al problema económico que enfrentan muchos de ellos: ‘un buen porcentaje (de este sector etario) todavía recibe ayuda financiera en forma regular de sus padres “baby boomers”. Y cita una diferencia con el pasado: En los 90’s, ‘aumentaron mucho los ingresos pero la cerveza era mala. Hoy, la cerveza es buena y también lo son los “spirits” (bebidas de mayor tenor alcohólico)’. Insiste en que hay que promover el vino como opción para los adultos jóvenes para aumentar su “engagement”.


También comenta que ‘en tiempos de crisis, la gente no deja de beber, simplemente compran menos bebidas caras’. Y esto afecta particularmente a los empresarios como Beckstoffer. Pero también al conjunto de la industria.


Leer la nota original del New York Times (en inglés) haga click aquí

Leer en Prensario del Vino: EE.UU: Exceso de Unva Cabrnet plantea desafíos haga click aquí

9 vistas

+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com