Wine Intelligence: Suiza gana atractivo para la industria del vino

Mientras que los consumidores de habla francesa y alemana mantienen relaciones distintas con el vino, la participación en el vino está aumentando de forma generalizada en Suiza, según un estudio realizado por Wine Intelligence.


De acuerdo a la empresa británica, a pesar de una tendencia a largo plazo de disminución del consumo de vino en volumen, Suiza sigue siendo un mercado vinícola atractivo a nivel mundial, impulsado por los altos precios medios de las botellas. Además, Suiza ha cultivado durante mucho tiempo la reputación de ser un lugar en el que las cosas se mueven con lentitud y constancia, y en el que las normas culturales se mantienen constantes.


“Cuando se trata de la categoría del vino, el estereotipo cultural se mantiene en gran medida: el mercado del vino tiende a moverse a un ritmo lento y las normas de consumo no cambian fundamentalmente de un año a otro. Sin embargo, los consumidores de vino suizos están empezando a mostrar cambios, aunque a un ritmo lento. Una tendencia a más corto plazo, impulsada por el impacto de Covid-19, es que los consumidores de vino en Suiza se decantaron cada vez más por el vino conocido, más seguro y "local" durante la pandemia, con la opinión entre el comercio de que este sentimiento es compartido no sólo por los consumidores más implicados, sino también por el conjunto de la población que bebe vino regularmente”, señala en su informe Richard Halstead.


Los datos de seguimiento de los consumidores de Wine Intelligence muestran que los consumidores suizos tienen un enfoque relativamente tradicional del vino, con una fuerte preferencia por los vinos de la vecina Francia e Italia, un enfoque en el maridaje y los tapones de corcho tradicionales. Sin embargo, el Prosecco es la única región que experimenta un crecimiento significativo en el recuerdo de compra a largo plazo entre los consumidores habituales de vino en Suiza, mientras que el consumo de vino de otras regiones permanece estable o ha disminuido.


En Suiza, los dos grupos distintos de consumidores -francófonos y germanófonos- mantienen una relación distinta y diferenciada con la categoría.


Los consumidores habituales de vino de habla francesa suelen estar más implicados en la categoría de vinos, beben vino con más frecuencia y son más aventureros en sus elecciones de vino. Estos bebedores también suelen considerar que el país y la región de origen, así como la validación de los expertos, son especialmente importantes a la hora de comprar vino. En cambio, los bebedores de habla alemana tienden a beber vino con menos frecuencia que sus homólogos de habla francesa.


En lo que sí coinciden los dos grupos es en su relación más amplia con la categoría del vino. Ambos tienen niveles similares de implicación con el vino, y esta implicación ha ido creciendo de forma constante en los últimos años. Mientras que los francófonos parecen ser más propensos a ver el vino como un elemento cultural importante en su estilo de vida, los germanos son más propensos a estar de acuerdo en que el vino tiene un precio razonable. El aumento de los niveles de implicación suele ser una señal o un reflejo de la creciente premiumización de un mercado determinado, y Suiza no es una excepción. El gasto en vino ha aumentado tanto en el sector de la hostelería como en el de la restauración, en el contexto de un mercado en el que la inflación suele ser cercana a cero.


Al igual que en otros mercados, existe una creciente división entre los bebedores más jóvenes y los de más edad. Los bebedores de más edad tienen un mayor nivel de conocimientos sobre el vino, lo que no es sorprendente si se tiene en cuenta la profundidad de su experiencia con la categoría del vino, y los bebedores más jóvenes (de LDA) se declaran más aventureros y orientados al descubrimiento.