Viña Casa Marín desembarca en Argentina de la mano de Familia Millán

Familia Millán presentó en Argentina a la primera bodega chilena de su portfolio, Viña Casa Marín, con foco en las líneas Cartagena y Casa Marín Cipreses Vineyard y los varietales Sauvignon Blanc y Pinot Noir.


Localizada a cuatro kilómetros del Océano Pacífico, se la bodega nació con el objetivo de “elaborar los mejores vinos de clima frío del mundo”, apoyándose en su terroir y de la mano de su fundadora, dueña y enóloga, María Luz Marín.

A pesar de estar ubicada en un área de mucho viento y temperaturas que pueden llegar a bajar considerablemente durante la época de crecimiento y maduración de las uvas, la producción que brindan las vides es en muchos casos de una calidad muy superior a la de otros valles de temperaturas más altas y de producción masiva, presentando cosechas que no son abundantes, pero en las cuales las plantas crecen fuertes, sanas y con una mayor concentración de sabor y mineralidad que las de sus regiones colindantes, lo que permite elaborar con ellas distinguidos vinos dueños de una gran personalidad y un marcado carácter propio.

Como parte de sus iniciativas en el negocio de las bebidas, Familia Millán se ha convertido en uno de los importadores más importantes del país, contando con valiosas marcas en su portfolio de vinos & spirits, tales como Ron Barceló, Beluga Vodka, Don Roberto Tequila y MG Gin, entre otros, al cual hoy se suman los vinos de Viña Casa Marín, su primera bodega chilena.


Los vinos de Viña Casa Marín se destacan por una altísima calidad. Su producción es muy delicada, siendo todos “Single Vineyard” lo que significa que cada cuartel se cosecha y vinifica por separado. Así se mantienen las características de cada sector dando origen a vinos con personalidades marcadas y diferentes que aportarán grandes complejidades a las mezclas finales. Los vinos blancos son de mucha frescura, rica acidez natural y aromas distintivos; en tanto que los tintos son elegantes, finos y complejos.


Los varietales que elaboran son Pinot Noir, Sauvignon Blanc, Syrah, Riesling, Gewürztraminer y Sauvignon Gris, desarrollan aquí una gama de aromas y sabores extremadamente equilibrados y finos haciéndolos únicos.


La historia de Viña Casa Marín comienza con el sueño de su fundadora, dueña y enóloga, María Luz Marín, más conocida como “Marilú”. Marilú siempre quiso establecer su bodega en esta región, pero tuvo que enfrentar muchos desafíos antes de poder lograrlo debido al clima extremo, la falta de agua y su condición de mujer emprendedora, en una época en la que la profesión estaba ampliamente dominada por los hombres. A pesar de todas estas dificultades, y alimentada por ellas, se convirtió en el año 2000 en la única mujer en ser fundadora, dueña y enóloga de una viña en Sudamérica, logrando con ello materializar el sueño de que sus vinos hayan sido reconocidos y premiados a nivel internacional ayudando a posicionar Chile como un productor de vinos finos de gran calidad y de alto valor de mercado. Hoy, su hijo Felipe Marín, es el orgulloso enólogo de Viña Casa Marín, quien sigue el legado que su madre empezó a construir.


En cuanto a los vinos, Cartagena es la línea más vendida de Viña Casa Marín. Cartagena Sauvignon Blanc 2019 se caracteriza por poseer una acidez fresca y por tener una buena estructura en boca haciendo que este vino sea muy amigable con la comida. Es delicioso tomarlo durante un día caluroso de verano o en un maridaje con ensaladas frescas, queso de cabra y todo tipo de mariscos y pescados. Está elaborado con uvas que provienen de los cuarteles más altos del viñedo, con una exposición directa al Océano Pacifico. En esta zona las temperaturas no bajan tanto durante la noche como si lo hacen en los cuarteles más bajos que se ven afectados por las heladas. Esto provoca un microclima especial que hace que las parras produzcan naturalmente no más de 5 a 6 toneladas por hectárea. El suelo está constituido por marga (una mezcla compuesta de arcilla, arena y caliza).

Mientras que Cartagena Pinot Noir 2018 se destaca entre los 4 tipos de Pinot Noir que produce la bodega, procedentes de diferentes cuarteles dentro de los viñedos en Lo Abarca, que poseen diversos suelos, clones y métodos de vinificación. Cartagena Pinot Noir es un vino afrutado y fresco, las uvas provienen principalmente de viñedos ubicados en suelos arcillosos. Este vino ha envejecido durante 12 meses en barricas de roble francés antiguas. De un color ligero y con intensos aromas a frutas rojas, posee también una acidez viva que le otorga gran profundidad.

Se puede considerar un gran tinto de verano. Ideal para maridar con un delicioso salmón chileno de la región de los lagos o cualquier otro pescado graso. Este vino es el compañero ideal para una gran variedad de pastas y pizzas. Para los amantes de la carne, sugerimos carnes blancas como el pollo o el cerdo.