Valeria Rebeille: “La industria del vino está en continuo crecimiento y aprendizaje”

Valeria Rebeille, sommelier y comunicadora del vino

De la búsqueda de nuevos varietales a las oportunidades para acercarse al consumidor “brindando información clara y desmitificando cuestiones relacionadas con el vino”, la sommelier y comunicadora Valeria Rebeille hizo un resumen a Prensario del Vino de la industria.


La pasión de Rebeille por el vino –como para muchas personas- nace de momentos familiares y sociales, en los que esta bebida sabía estar presente, como asados o guitarreadas. Sin embargo fue en 2010, con 25 años, cuando decidió volcar esa pasión a algo más concreto y estudiar para ser sommelier. “Desde ese momento no paré de hacer cursos, de mantenerme informada y seguir inmersa en este mundo fantástico. Hoy llego a la gente mediante mi cuenta de instagram (@vino.vale) donde interactúo con seguidores realizando con catas virtuales, brindando información clara y desmitificando cuestiones relacionadas con el vino”, remarca Valeria.


Para la sommelier, hoy en día la industria enfrenta un gran número de desafíos, con un continuo crecimiento, sin embargo la diversificación de los varietales en el plano internacional, es uno de los principales: “Irrumpimos en algún momento con el Malbec, hoy es nuestra cepa insignia, pero el camino que se está llevando a cabo con el Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Cabernet Franc y algunas variedades blancas necesitan y merecen identidad y reconocimiento”, identifica y enfatiza: “Los vinos orgánicos y biodinámicos, bodegas sustentables, preservando el paisaje natural elaborando vinos mínimamente intervenidos se van volviendo tendencia, así como los vinos jóvenes y frutados. La importancia de llegar a un público más amplio y no perseguir ese perfil de vino robusto, con cuerpo y paso por madera”. “Los enólogos marcan tendencia también; hoy conocemos y empatizamos con los hacedores del vino, con sus estilos, con la onda, etc.”, agrega.

Según Valeria, existe una idea instalada en relación al precio, “lógicamente un vino con crianza, será más caro que uno que no pasó por madera, pero creo yo, que el consumidor tiene una idea errada que un vino de guarda, es mejor que el que no tiene paso por madera”. “Hay un vino para cada consumidor, y conozco gente que prefiere vinos ligeros, frescos y frutados. Hay una falsa creencia que un vino es mejor que el otro. Habría que preguntarse, ¿mejor para quién? Creo que el desafío principal para aquellos que comunicamos el vino es desterrar esa idea del público consumidor”.

Y completa: “El olfato se entrena, también el gusto. Es importante que los consumidores agudicen los sentidos y que no se ‘casen’ con una sola etiqueta o bodega. Que prueben vinos jóvenes, con guarda, diferentes cepas… hoy por hoy, con la variedad y la calidad de nuestros vinos, es una picardía caer siempre en lo mismo ¿No?”


  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png