Tierra del Viento: una epopeya familiar


Nicolás Ginóbili representa un arquetipo de emprendedor, que con sus propias fuerzas, las de su esposa, y a futuro las de su hijo está construyendo el proyecto de su vida, con todas las posibilidades creativas pero también las limitaciones que enfrentan los microempresarios en la Argentina.

‘Tierra del Viento’, explica ‘es en realidad la marca o mejor dicho el nombre que tengo registrado ante el INV ya que en el año 2011 me di de alta como elaborador de vino casero y hasta el momento no he realizado modificación alguna’.

‘Llamar bodega a Tierra del Viento está bien si se considera que es el lugar o sitio donde se realiza el vino, pero está mal si vamos a la denominación de acuerdo al registro: no figura como Bodega, simplemente figuro como elaborador o productor de vinos’.

‘Este año elaboramos 2800 litros y creo que con las complicaciones para traslado nos vamos a quedar en ese número a no ser que surja algún donante de uvas. Tenemos un terreno de 2.5 hectáreas, el cual se encuentra en un proceso de plantación y todavía NO de producción, por lo que simplemente compramos uvas’.

‘En uno o dos años tendremos cosecha propia de variedades: Cabernet Franc, Petit Verdot, Pinot Joubertín y Malbec (francesas) Ancellotta, Reffosco, Verdichio (italianas) y Moscatel y Sauvignon Blanc Río Colorado (criollas). Por lo pronto, hacemos vino tinto Malbec, de estilo patero, más bien dulce (natural) que es lo que rápidamente hemos notado que se vende; hay que tener en cuenta que estamos todavía invirtiendo en el proyecto. El local o Bodega tiene 42 m2 y cuenta con una capacidad de 7.200 litros’.

‘Es, como se puede notar, un proyecto familiar limitado a pocos litros, con la posibilidad de llegar a 12.000 si cambiamos a categoría artesanal. Pero, realmente no nos interesa aumentar la cantidad en la medida que la demanda no nos lo indique. Somos tres personas en este proyecto (mi mujer de 41 años, mi hijo de 4 años y yo de 40). Yo no soy enólogo si bien cursé completa una tecnicatura en enología, no me recibí y mi mujer tampoco lo es, aunque participa de todos los procesos que se realizan en bodega y de la toma de decisiónes’.

‘Destinamos el 100% al mercado local, vendemos personalmente en Neuquén y alrededores y ocasionalmente en Bahía Blanca. Tenemos algunos revendedores y vinotecas con las que trabajamos, pero nos ha dado más resultado la venta online y personalizada, de hecho nos quedamos sin stock de vino el pasado mes de enero, nos ha dado buen resultado vender de esta manera’.

‘Las complicaciones de traslado son por la cuarentena y el entorno en el que estamos: plena estepa patagónica con suelo calcáreo y yesífero con vientos de hasta 100 km/h. Todo esto dificulta el cultivo y atenta contra el crecimiento del viñedo... Una a favor: los libros dicen que así se consiguen excelentes vinos, vamos tras ello’.

168 vistas

+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com