Sector vitivinícola mexicano y Napa Valley forman alianza de sustentabilidad en la región

Fernando Pérez Castro, titular de Valle de Verdad

Los líderes del sector vitivinícola mexicano, nucleados bajo el organismo Valle de Verdad, se reunieron el pasado 4 de septiembre con autoridades de Napa Valley (USA) con el objetivo de crear alianzas en pro de la sustentabilidad de Baja California.


Fernando Pérez Castro, titular de dicha agrupación y vocero del Comité de Desarrollo Vitivinícola, estuvo al frente de la comitiva junto con Santiago Cosío (Provino Baja California), Víctor Segura (Consejo Estatal de Productores de Vid de Baja California) y Hans Backhoff (Consejo Mexicano Vitivinícola).


Durante la reunión se intercambiaron los marcos regulatorios de las dos regiones, Valle de Guadalupe y Napa Valley, así como los desafíos que enfrentan debido al calentamiento global.


Anna Brittain, Directora Ejecutiva de Napa Green, destacó el interés de poder implementar las prácticas de su certificadora para vinícolas mexicanas, tal como lo hace actualmente para Oregón, British Columbia y Ontario en Canadá. Su agencia proporciona un camino para que los productores mejoren la salud del suelo, se conviertan en carbono neutral a negativo en un plazo de seis a nueve años y aumenten la resiliencia de los viñedos, las empresas y su comunidad.


Pérez Castro destacó por su lado que, si bien el Valle de Guadalupe cuenta con programas de ordenamiento que le dan viabilidad ecológica a esta región, “también es cierto que el talón de Aquiles ha sido su implementación para convertirlos en instrumentos de utilidad para el desarrollo y no letra muerta como lo son actualmente”.


En reunión con Linda Reiff, Presidente y CEO de Napa Valley Vintners Association, se formó una alianza para compartir información acerca de sus prácticas y regulaciones para el ordenamiento de la zona vitivinícola. Además, se tuvo la oportunidad de visitar el valle de Carneros, una de las zonas más reconocidas de esta región, que representa un caso de éxito en la incorporación de aguas revitalizadas para uso agrícola desde los años 90. Con la incorporación de esta tecnología de riego en el Valle de Guadalupe, se tendría el potencial de triplicar sus plantaciones.


Las reuniones concluyeron con el acuerdo de establecer mesas de trabajo bilaterales con la finalidad de intercambiar ideas y experiencias que enriquezcan estas dos regiones y se les impulse mediante prácticas sustentables que le den certeza a mediano y largo plazo.


  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png