Santiago Mayorga: ‘estamos viendo un consumidor más ávido de diversidad’


Santiago Mayorga, enólogo de Bodega Nieto Senetiner y Cadus Wines


Santiago Mayorga, enólogo de Bodega Nieto Senetiner y Cadus Wines y premiado por WSET e IWSC (International Wine & Spirit Competition) como uno los 50 jóvenes profesionales prometedores de la industria vitivinicola, compartió con Prensario del Vino su visión sobre el consumidor y la importancia de acompañarlo en la experiencia.

Su pasión por el vino llega de la mano de su padre, Ingeniero Agrónomo y pionero en viñedos en Mendoza y Argentina, y quien desde pequeño le inculcó ‘la pasión por el campo, por innovar y el arte por el cuidado de la uva y su calidad’, según describe el propio Santiago, quien ve a la enología como una combinación entre el arte y la biología.


A nivel de tendencia, Mayorga destaca que se está viendo un consumidor más ávido de diversidad, donde si bien la cepa que más se consume en Argentina es el Malbec, hoy comienzan a aparecer diversidad de estilos. ‘Es una cepa que varía mucho de acuerdo al lugar donde se cultiva, con lo cual, el malbec es muy versátil y debemos comenzar a educar en el tema’, remarca y señala que le sigue en importancia el Cabernet Sauvignon. ‘Luego creo que va creciendo el consumo de blancos y otros varietales como Criolla, Pinot Noir, Cabernet Franc, entre otros que acompañan con una cocina más diversa y sutil’.

‘Hay dos cosas fundamentales a tener en cuenta durante el consumo de un vino: Primero, la temperatura de acuerdo al vino que estemos tomando (Espumantes y dulces a 6-10°C, Blancos a 8-14°C, y Tintos a 12-18°C), segundo el recipiente donde se sirve, siendo el ideal la copa de cristal, ya que éste es poroso y se liberan la mayor cantidad de aromas que en el vidrio, ya que este último no tiene poros. Y finalmente, con respecto a los nuevos recipientes, imagino que la duda va por la lata y creo que las ventajas es que es un volumen de consumo personal ideal para no tener que dejar una botella abierta, se enfría fácilmente, no se necesita abridor, pero normalmente es para vinos jóvenes y frescos, aunque también puede verterse a una copa o tomarse directamente de la lata. Además, están el vino tirado, que puede ser una opción interesante que aún no está difundida, y por último el vino en máquinas específica para servir por copa es muy buena opción para probar muchos vinos diferentes’, enumera el enólogo.


Para Santiago, si bien Argentina es reconocida como un origen de calidad, donde ‘no hay ofertas de vinos importados que compitan con los nuestros con lo cual’, es importante acompañar al consumidor para integrarlo en el mundo del vino. ‘Los técnicos debemos usar lenguaje sencillo y cercano y debemos seguir comunicando la diversidad de orígenes y estilos del Malbec’.


‘Es clave descomplejizar el vino y liberarlo al campo de los sentidos, y que está bien tomar el vino que me gusta y me identifica; no hay vinos preestablecidos que generan status. No debo saber de vino para tomarlo, sino primero empiezo sintiendo y entrenandome y luego sólo voy aprendiendo, y hay que entender que si no me gusta un vino, no es que no me guste el vino sino que por ahí no me gustó ese en particular. Animarse a probar es la clave’, concluye.

21 vistas

+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com