Nace Infovino.com.ar, la primera guía de precios de vinos de Argentina

Creada por Matías Fraga, empresario gastronómico, vinotequero y bodeguero, junto a Mauricio Iacopini, Ingeniero en Sistemas, enólogo, y titular de una distribuidora de vinos en Mendoza, nace Infovino.com.ar, una guía de precios del vino argentino que se lanza con valores de más de 5.000 etiquetas, de casi 300 bodegas del país.


Esta herramienta le permitirá a pequeñas bodegas que no cuentan con estructura comercial, poder en un solo lugar en no más de 5 clicks, informar a miles de revendedores del país cuál es su precio sugerido actualizado. Al mismo tiempo, miles de vinotecas, restaurantes y bares podrán en un solo lugar (objetivo y confiable) encontrar los precios actualizados de todos los artículos que componen su inventario.


De manera muy ágil una vinoteca buscando ampliar sus opciones de, por ejemplo, “vinos orgánicos, que sean malbec, del NOA, y estén entre $3000 y $6000” podrá encontrar todas las opciones en segundos, accediendo además al contacto comercial de las bodegas para realizar sus compras.


En Argentina existen más de 4.000 vinotecas, 30.000 restaurantes y 8.500 autoservicios, que compran más de 10.000 referencias de al menos 1.200 bodegas de Argentina. La sostenibilidad de todo este universo, que da empleo a cientos de miles de argentinos, depende en gran medida de una relación fluida entre compradores o retailers (vinotecas, restaurantes, bares) y vendedores (bodegas y distribuidores). En el negocio de la venta de vino, al igual que en muchos otros, al ser la obsolescencia de la mercadería a largo plazo, los “inventarios” de los retailers suelen ser gran parte de su patrimonio y de su ahorro, y la base fundamental de la subsistencia de esos negocios. En términos más simples, la gran mayoría de las vinotecas y restaurantes de Argentina, ahorran en vino.


Ahora bien, en un contexto donde los precios de los vinos se modifican mes a mes y la comunicación entre las bodegas y el retail no es del todo buena, la distorsión de precios puede superar el 100%. Basta con buscar cualquier vino en Mercado Libre para ver lo marcado de esta distorsión. El principal motivo por el que mismos vinos se ofrecen a precios tan disímiles es que muchos revendedores no cuentan con las herramientas para mantener permanentemente actualizado el valor de su inventario, y si pasan un par de meses en los que no pudieron ajustar sus precios, en muchos casos terminan, sin siquiera saberlo, vendiendo por debajo de su costo de reposición. Esto que para algún consumidor atento puede ser una buena oportunidad de compra, para muchas vinotecas y restaurantes puede ser su perdición. Poco a poco estos revendedores van perdiendo inventario, hasta llegar al punto donde volver a llenar sus góndolas y cavas se hace financieramente imposible y terminan optando por liquidar el stock y cerrar el negocio.


Teniendo en cuenta que una vinoteca promedio ofrece entre 300 y 500 etiquetas, a un promedio de 3 etiquetas por bodega, podemos asumir que esa vinoteca debe recibir y procesar al menos 100 listas de precios diferente. Supongamos que efectivamente recibe mes a mes esas listas actualizadas, algo que muchas veces no sucede, deberá luego identificar en cada lista sólo los artículos con los que trabaja, hacer las modificaciones en el sistema, y finalmente cambiar el precio en carta o góndola. Este ciclo bastante engorroso, puede no parecer imposible para un negocio ya constituido y de mayor tamaño, donde seguramente hay responsables de compra y de sistemas que se encargan de este trabajo. Pero para la pequeña vinoteca o restaurante de barrio que suele ser atendida por el dueño y su familia, disponer del tiempo para estos procesos es un lujo infrecuente. Ante todo, están pensando en cómo hacer para vender más y atender mejor a sus clientes, cumplir con las obligaciones tributarias y laborales, y sortear los cientos de obstáculos que debe enfrentar cualquier pyme del país.


  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png