Monte Quieto presenta una nueva añada de su Quieto Rosado de Cabernet Franc

Monte Quieto, bodega de Agustín Casabal y Matilde Pereda, presentó la última añada de su Quieto Rosado de Cabernet Franc, elaborado con uvas provenientes de sus viñedos de Agrelo, Ugarteche y Vista Flores.


Se trata de un vino que se destaca por la buena estructura, frescura y elegancia que le aporta la cepa, características que lo convierten en un vino ideal para acompañar cualquier momento y en el ingrediente perfecto para cócteles para disfrutar en primavera y verano.


Este Quieto Rosado de Cabernet Franc 2022 es elaborado con uvas provenientes de sus fincas Odisea (Agrelo, Luján de Cuyo), Los Hermanos (Luján de Cuyo) y Los Barrancos (Vista Flores, Tunuyán). Este mix de terroirs no es casual: una fortaleza de la bodega está en la combinación de uvas de una misma variedad pero extraídas de diferentes suelos como estrategia para lograr vinos más completos y complejos.


“Este rosado es nuestra manera de expresar un vino con una de las uvas que más conocemos, el Cabernet Franc, y una forma de seguir aprendiendo a conocerla cada vez más”, comentaron Agustín Casabal y Matilde Pereda, dueños de Monte Quieto


Elaborado a partir de levaduras indígenas y con una crianza de tres meses en tanques de acero inoxidable, Quieto Rosado de Cabernet Franc 2022 presenta un color apenas rosado. En nariz ofrece sutiles aromas florales y de frutos ácidos como cereza y ciruela. En boca posee buena estructura, es suave, elegante y con un final levemente dulce. Resulta perfecto como aperitivo, para elaborar tragos refrescantes y como compañero de tablas de quesos frescos y frutos de mar.


“El Cabernet Franc nació de la necesidad porque queríamos hacer un producto ideal para la primavera y el verano, fresco y versátil. Básicamente todos nuestros vinos se inclinan hacia la complejidad, la elegancia y sobre todo a la delicadeza. Creemos que este rosado de Cabernet Franc sintetiza eso que tanto buscamos en Monte Quieto. Es un rosado muy equilibrado y elegante, con muy buena complejidad. En este rosado lo que quisimos es elaborar un vino de este perfil a partir de una uva no tradicional, crear un vino rosado a partir de una variedad que nos representara, y sin lugar a dudas, el Cabernet Franc es nuestra bandera”, agregó por su parte Leonardo Quercetti, enólogo de Monte Quieto

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png