María Cruz De Angelis: “Hay que priorizar el disfrute por sobre los tecnicismos”

Maria Cruz De Angelis, directora de Bodega Aniello

María Cruz De Angelis, directora de Bodega Aniello, charló con Prensario del Vino sobre la necesidad “hablar un lenguaje común y sencillo” hacia los consumidores para poder seguir creciendo, así como del trabajo mancomunado para alcanzar nuevos mercados.

“Desde la Bodega enfocamos primero en armar un gran equipo humano, comprometido y con ganas de trabajar, que más allá de las circunstancias ame lo que hace. Tenemos un ambiente de trabajo de mucho compañerismo y excelente comunicación, que es imprescindible para que estemos todos al tanto de que hacemos y para que, donde están las prioridades y que podemos postergar. Siempre buscamos consensuar, y al ser una estructura relativamente chica, es fácil”, contó De Angelis, y destacó que, los puestos claves están ocupados por mujeres, algo no tan común de ver en la industria, más allá que hay una mayor apertura en cuanto a la inclusión de la mujer en puestos de trabajo con importancia jerárquica comparado a unos años atrás.

En lo que respecta a la visión como Bodega, la ejecutiva explica que el objetivo es abrir el mundo del vino a todos lo que quieran, “sin que sientan la necesidad de tener que tomarlo de algún modo particular más que aquel que los haga sentir cómodos y felices sin ningún prejuicio”. Y para ello Aniello busca acercarse al consumidor tanto a través de una comunicación más relajada, como de una línea de vino a precios muy accesibles y acciones como el etiquetado que busca incluir nuevos segmentos de consumidores, con un el codigo QR para quienes tienen dificultades de visión, y puedan saber que están comprando fácilmente con un audio.

En relación a la industria, De Angelis señaló que, si bien tiene un gran potencial, diversidad y excelencia de proyectos en todas las regiones de Argentina donde se desarrolla la vitivinicultura, para alcanzar el 100% de ese potencial y acceder a más mercados deben aplicarse políticas que fomenten y favorezcan el ingreso de los productos argentinos a diferentes mercados, “así como su promoción en el exterior y el apoyo que tengamos los productores y elaboradores para que eso ocurra”, enumeró.

“Más allá de eso, los vinos argentinos son buscados en el exterior y cada vez más pedidos, aunque siempre se puede hacer más y mejorar. En cuanto al consumo local o mercado doméstico, si bien las cifras oficiales muestran una tendencia hacia la baja en el consumo per cápita de los últimos años, se dio un aumento significativo durante la cuarentena, que esperemos que sea el primer impulso para repuntar tantos años de bajas”.

Continuó: “Tenemos el desafío de dejar de hacer del vino un bien inaccesible desde todo punto de vista para acercar al consumidor. Tantas directivas de cómo se debe tomar el vino, cómo se debe sentir y con qué se debe comer, ahuyentó a gran parte de la gente que lo consumía. Si bien hay ciertos lineamientos, por supuesto, creo que hay que priorizar el disfrute, el ritual de acompañar un momento, un encuentro, el brindis y el compartir, volver al placer de lo simple y sencillo primero, y después entrar en tecnicismos sobre notas de cata, aromas, sabores, maridajes, tipos de copas, oxigenación sí o no y en que vinos, pero siempre haciendo hincapié en la subjetividad de las percepciones”.

En este sentido, María Cruz explicó que hay una nueva generación de comunicadores del vino, mucho más descontracturado e informal que acercó a los jóvenes, “hablando un lenguaje común y sencillo, que hace sentir más cómodo al que quiere tomar vino y nada más”. “Creo que todos ellos, sommeliers, aficionados que van aprendiendo en el camino entre degustación y degustación y luego comunican fácil, influencers, instagramers, han beneficiado mucho el vínculo entre el vino y el consumidor joven. Es importante creo yo, la experiencia de quien ha pasado por una cata y se ha sentido totalmente al margen cuando no siente nada de los descriptores de los que se habla, y el lenguaje es incomprensible”.

Y completó: ‘Siempre el contacto entre el comprador y el vendedor especializado de una vinoteca, ayudan a que la experiencia con el vino sea lo más parecido a lo que cada uno busca, para que el cliente se vaya feliz y quiera seguir conociendo nuevos vinos de la mano de quien pueda darle un correcto asesoramiento”.


Ver Bodega Aniello lanza línea de vinos inclusivos

107 vistas

+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com