Los efectos de la pandemia en el mercado del vino estadounidense


La pandemia ha generado muchos cambios en Estados Unidos y el mercado de los vinos no ha sido excepción. El portal Wine Searcher realizó una encuesta entre los productores de la industria, las cuales revelaron que aunque el consumo de esta bebida alcohólica en general haya aumentado, las ventas de la mayoría de las bodegas estadounidenses han bajado, producto de un cambio en la mentalidad de los compradores.


A diferencia de otros países, los habitantes de Estados Unidos, en promedio, han tenido más ingresos para gastar durante la pandemia, ya que no son utilizados para ninguna otra actividad. Los principales motivos de esta situación económica fueron los controles de estímulo y los pagos adicionales del seguro de desempleo, los cuales potenciaron el poder económico destinado a las compras en el área del vino.


Los consumidores de las tiendas minoristas aumentaron en casi un dólar el precio promedio de compra de vinos en relación con el año anterior, “el precio promedio es de $ 11,38 en comparación con $ 10,68.”; entre los cuales se encuentran los vinos de 20 a 25 dólares.


En cambio, en los compradores en las bodegas la realidad es distinta. Antes de la pandemia, el 28 por ciento de las compras de vinos eran producidas en el Estado de California, alcanzando un promedio de 66 dólares; luego del virus, Maryland, Massachusetts y Pensilvania asumieron el control de las compras de vino en línea.


La mayoría de las bodegas estadounidenses sostiene que tienen grandes reservas de vino para suplir las demandas tanto actuales como futuras. Además, informaron a Wine Searcher que las variedades más vendidas son: Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, mezclas rojas y los rosados; en blancos el Sauvignon Blanc domina el mercado. Asimismo, el Champagne está comenzando a aumentar sus ventas, ganando lugar en el mercado actual y movilizando a las bodegas para el mercado del año próximo.


Según la fuente, Mel Dick considera que el 2020 es un “mercado de compradores” ya que los que compran vinos tienen mucha más noción del mercado, la variación de calidad y precio. También comentó que las bodegas que poseen sus propias uvas tienen mayor ventaja que las que las compran a terceros ya que pueden elaborar una marca alternativa más barata sin dañar su estatus y bajar igualmente los precios.


Ver la nota original haciendo click aqui


+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com