Las Arcas de Tolombón: La degustación de vinos como experiencia sensorial

Actualizado: 11 abr

Jorge Pallares y Marita Peyrano

Con motivo del encuentro para cata de vinos realizado en El Refugio del Vino de la ciudad de Buenos por la bodega salteña Las Arcas de Tolombón, entrevistamos a su sommelier Marita Peyrano y a Jorge Pallares, de El Refugio, sobre el concepto de estas reuniones que se reinician después de la pandemia.


Peyrano comenzó explicando que se trata de guiar a los asistentes no sólo a través de la cata de los vinos en sí, sino de proveer una experiencia completa desde el momento de su ingreso a la sala hasta el retorno a sus hogares. ‘lo que buscamos es lograr un acercamiento al vino; cuando entran ya les aportamos una experiencia auditiva, después nos sentamos a la mesa; son cursos de vino lúdicos, hemos ido agregando acompañamiento a la cata de los vinos en sí, dando como una pequeña función audiovisual para que la gente se lleve un recuerdo perdurable de lo que ha vivido, a veces comenzamos con un poema. La gente se enlaza, quiere hablar, preguntar, escuchar; les preguntamos cuánto saben del etiquetado del vino, qué información buscan al leer la etiqueta; durante la pandemia hemos proyectado fragmentos de dos largometrajes cinematográficos de temática relacionada con el vino, se podía escuchar a un actor en la escena probando un varietal; hay que descontracturar, el vino no es una bebida monárquica, es muy sana en cualquier momento apropiado’.


En esta oportunidad se han presentado a los concurrentes los varietales Siete Vacas Orígen Torrontés, Cabernet Sauvignon, Tannat y Torrontés Tardío, y Reserva Cabernet Sauvignon,. ‘La bodega fue fundada por Alberto Guardia, ingeniero civil especializado en puentes y carreteras que lamentablemente falleció con la pandemia en 2020; sus nueve hijos decidieron continuar con la iniciativa, en homenaje a su padre, y levantaron ellos mismos la siguiente cosecha, ante las dificultades con la mano de obra por la pandemia’.


‘Las características climáticas y los suelos profundos y rocosos del campo Ishanka en el Valle del Yocavil, epicentro de la región del Tucumanhao; la altura, la buena insolación y la amplitud térmica permiten muy buenos vinos, la planta tiene períodos de descanso; han habido varias etapas, desde los inicios de Susana Balbo; se pueden lograr vinos con frescura y la acidez necesaria’. La bodega es dirigida actualmente por Agustina Guardia, la enóloga es Mariana Páez.


En esta ocasión , los concurrentes tuvieron la oportunidad de catar el Torrontés Siete Vacas, ‘con aroma al torrontés -- combinación de moscatel y criolla -- riojano, seco de cosecha tardía, con retención de aroma’; también, dentro de la línea Origen, el Malbec, Cabermet Sauvignon y Tannat, con tapa a rosca; Marita señala que la tapa rosca ofrece en la práctica mejores resultados en la conservación del vino; una botella puede ser conservada en refrigerador durante cuatro días, uno más que la botella con corcho; y, hay escasez mundial de corcho, por las dificultades en su producción. En la línea reserva, con doce meses de añejamiento en roble francés, se presentan Tannat, Melbec y Cabernet Franc.


Pallares, quien con Mónica Doti dirige El Refugio del Vino, coincidió con los conceptos de Peyrano y agregó que con esta degustación se está volviendo a los exitosos encuentros presenciales que han permitido presentar el producto de las mejores bodegas del interior del país a los aficionados al buen vino en la zona metropolitana. Una característica muy atractiva es que los concurrentes pueden destinar parte del importe de la admisión a la adquisición de lo que se ofrece en la demostración.



  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png