La lucha por el mercado entre el Vino y la Cerveza, en el centro de la escena



Esteban Bruno publicó un pertinente comentario en el blog de @elvinodelmes

acerca de la necesidad de recuperar para el #vino el mercado perdido ante la cerveza por un marketing que no contempla a la clase media, que a continuación reproducimos.


Está circulando en las redes y entre los portales y blogs de vinos un audio que de forma clara, simple y «directa al hueso» explica por qué cayó y sigue cayendo el consumo de vino. Un tema que viene dando vueltas desde hace un tiempo, sobre el que ya escribí, y que tiene preocupada a toda la industria, pero nadie toma acciones correctivas.


Los números son claros, contundentes y desalentadores. Todo apunta a que la industria cervecera viene ganando terreno desde hace un tiempo y explotó el año pasado con la apertura de infinidad de bares y proyectos dedicados a la cerveza artesanal. Según una nota publicada en iProfesional, «un dato que genera alerta en la industria vitivinícola es que, durante el 2017, más del 95% del volumen que perdió la categoría de vinos, fue transferido al mercado de cervezas».


El problema, tal como lo plantea el audio (anónimo al momento de escribir esta nota), es que se le dió una vuelta de tuerca a la comunicación del vino que lo ubicó en un segmento demasiado elitista. Eso pretende justificar los aumentos de precio desmesurados. Pero hay más que eso. Durante el año, hay centenares de eventos relacionados a presentaciones, lanzamientos, ferias, concursos, etc. que hacen a las campañas de marketing de las bodegas. Se destina una buena parte de la producción a «regalar» y obviamente el costo se traslada al precio. Sumado a esto, hay grandes cadenas y restaurantes que «obligan» a las bodegas a bajar cierta cantidad de cajas sin costo para figurar en sus cartas, por supuesto, siempre hay excepciones. Obviamente, esto también influye en los costos finales.


Por otro lado está el esnobismo de pertenecer al «palo del vino» que genera rechazo y «miedo al ridículo» en el consumidor común. Por ejemplo, me ha pasado de ir a comer a casas de familiares o amigos que toman vino habitualmente y su presupuesto es ajustado, y sabiendo que voy a ir compran una botella que cuesta tres veces mas que las que suelen consumir. ¿Por qué se llegó a esto? Coincido con el audio en que hay un error en el rumbo de la comunicación y en alguna medida me siento parte ya que hace ocho años comencé a comunicar el vino en forma independiente y caí alguna que otra vez en la tentación del tecnicismo.


¿Por qué la cerveza gana terreno? Principalmente, un tema de costos, luego de concepto. Es fácil, la cerveza se toma para calmar la sed sin tanto preámbulo ni ritual. De hecho, durante el verano vengo juntándome con amigos recorriendo cervecerías ya que es un punto de encuentro sin etiquetas y se disfruta mucho (dejo de ser el enófilo del grupo por un rato).

Empecemos de una buena vez a desmitificar el vino. Seamos más simples, acerquemos a la gente al vino y sobre todo a los jóvenes que serán los que marquen el rumbo de la industria en un futuro cercano.


Estaría bueno volver al vasito de vino (sin tanta cristalería fina en el medio), al tinto de la casa, al pingüino, al chorro de soda, a la damajuana, al vino patero, y que nada de esto modifique la esencia del vino que es una bebida, un alimento, y acompaña charlas, comidas y reuniones.

#ElVinoUne

¡Salud!

14 vistas

+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com