IWSR: Desafíos y oportunidades para el vino en lata

El vino en lata sigue creciendo a nivel global, gracias a “sus credenciales medioambientales, su comodidad y su creciente atractivo entre los consumidores más jóvenes”, según remarca un informe realizado por IWSR, que destaca sin embargo que aún tiene el desafío de enfrentar “la percepción negativa de la calidad por parte de los consumidores de vino de más edad, y la resistencia continua en los mercados de vino más tradicionales”.


Según el director de investigación de IWSR, Daniel Mettyear, una nueva oleada de productos de vino en lata centrados en la calidad está superando las percepciones tradicionalmente negativas del formato por parte de la industria vinícola, a veces conservadora. "Los consumidores más nuevos y jóvenes están más dispuestos a probar el vino en lata y a involucrarse en la categoría", señaló.


Este mayor interés está despertando el interés de varios productores. "Consideramos que el vino en lata es una forma excelente de atraer a más consumidores jóvenes a la categoría del vino", comentó Sandy Mayo, directora de marketing de Accolade Wines. "Esto se debe a que permiten la exploración segura (un compromiso de menor coste en comparación con la compra de una botella para probar vinos nuevos y diferentes), la moderación, la comodidad, el consumo sobre la marcha, más informal y, por supuesto, porque tienen un menor impacto medioambiental que el vidrio".


El uso de envases cada vez más imaginativos en el segmento de la cerveza artesanal permite que el vino en lata se dirija a los consumidores millennials, y también lleva a la categoría al territorio de rápido crecimiento habitado por las bebidas RTD y los refrescos de cola.


El vino en lata presenta múltiples ventajas medioambientales en comparación con el vidrio, ya que es más fácil de reciclar y su transporte es más ligero y eficiente. Las latas también ocupan menos espacio en locales como bares y pubs. Además, responden a la preocupación de los consumidores por el bienestar y el despilfarro: la mayoría de las latas equivalen a media botella de vino o menos, lo que permite un mayor control de las porciones. "Una de las cosas que desaniman a los bebedores de vino menos experimentados a la hora de explorar diferentes vinos es que hay que comprar una botella entera y acabar tirando la mitad", explicó Mettyear.


Las latas tienen el potencial de "democratizar" el vino, dijo Kenny Rochford, cofundador de la empresa estadounidense especializada en vino en lata West + Wilder, pero aún encuentra cierta resistencia. "El otro día, un comprador comercial comentó que las latas sabían a aluminio, lo cual es una experiencia psicológica más que física, pero esto demuestra que cambiar la percepción de las cosas nuevas requiere paciencia", agregó. West + Wilder ofrece latas de 250 ml de vinos rosados y blancos mezclados (tranquilos y espumosos) procedentes de California, Oregón y Washington, además de varietales de edición limitada de los valles de Yakima y Russian River. La empresa tiene previsto lanzar una mezcla de tintos y el tipo de lanzamientos estacionales de pequeña producción que recuerdan al segmento de la cerveza artesanal.


Otra empresa estadounidense, Sans Wine Co, ha introducido las latas en el segmento de precios superiores con una lista de siete vinos "naturales" de un solo viñedo, incluido un Cabernet Sauvignon del Valle de Napa a 25 dólares la lata de 375 ml. El cofundador de Sans, Jake Stover, cree que incluso EE.UU. está todavía en el "campo base" en lo que respecta a la aceptación por parte del consumidor del vino de calidad en lata. Dijo: "Estamos en un nivel de comprensión del consumidor más alto que cuando empezamos hace unos cinco años a "nivel del mar". Sin embargo, hay mucho margen para la experimentación y la reacción de los clientes, y parece que el consumidor de vino todavía se está aclimatando a la idea".


Uno de los principales factores que impulsan la aceptación del vino en lata por parte del consumidor es que la historia del vino ha estado muy ligada a la botella de cristal. Los bebedores de más edad pueden coquetear con la idea de un vino en una bolsa, si el envase es atractivo y el estado de necesidad implica una gran convivencia al aire libre, pero para muchos bebedores de más edad, la idea del vino en una lata sigue siendo un anatema. Los datos del estudio de consumidores de Wine Intelligence, una división del Grupo IWSR, muestran que esta es la razón por la que muchos bebedores más jóvenes (de entre 25 y 44 años) son los más abiertos al concepto de vino en lata, entre otras cosas porque las situaciones para las que las latas son buenas -beber mientras se está fuera de casa- son las que mejor se adaptan a su estilo de vida. Los millennials de EE.UU. son un 50% más propensos a comprar vino en lata una vez que saben que el formato existe, según un estudio de consumo de Wine Intelligence.


Liz Cobbold, directora de marketing de Broadland Drinks, con sede en el Reino Unido, considera que Estados Unidos va "un par de años" por delante del Reino Unido en cuanto a la aceptación de los consumidores, pero es optimista en cuanto a que las cosas están cambiando rápidamente. Broadland cuenta con Minivino, una marca de vino monodosis disponible en vasos de PET, latas y botellas de 187 ml, y la inversión en una nueva línea de enlatado permitirá lanzar varias nuevas referencias en 2021.


Sin embargo, Cobbold duda de que el Reino Unido esté todavía preparado para el vino de calidad en latas, y espera que el formato siga a las botellas de 187 ml y se quede confinado en la corriente principal. "En los estantes, estos vinos se comparan con las latas premezcladas y RTD, que suelen ofrecer precios más bajos", afirma.


Accolade también está planeando el lanzamiento de una serie de nuevos vinos en lata en varios mercados de todo el mundo en un futuro próximo, pero Mayo está de acuerdo en que, por ahora, el punto de precio es vital. "Sí, hay espacio para algunas ofertas interesantes que ofrezcan algo diferente a los consumidores y que se sitúen ligeramente por encima de la corriente principal", afirma. "Sin embargo, todavía no vemos un papel para el vino realmente premium en latas. Esto podría llegar en el futuro, a medida que más consumidores y marcas adopten el formato".


Si algunos precios siguen estando fuera del alcance del vino en lata por ahora, lo mismo puede decirse de ciertos mercados, como el desarrollo de los vinos con tapa de rosca a principios de la década de 2000. "En mercados como el español, los vinos con tapón de rosca todavía no son aceptados por el público o por el comercio, mientras que mercados como el estadounidense pasaron por ese proceso hace mucho tiempo", señaló Mettyear. España es un ejemplo perfecto de que los vinos con tapón de rosca siguen teniendo ese estigma".


"Estados Unidos lidera sin duda la tendencia del vino en lata, mientras que el Reino Unido y Australia también muestran signos positivos, y el mercado empieza a despuntar en Sudáfrica. Pero creo que va a pasar mucho tiempo antes de que esto llegue a mercados como el español, o tenga éxito allí".


  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png