Familia Azcona presentó sus etiquetas en Buenos Aires

Martín Azcona, enólogo de Familia Azcona

Familia Azcona, bodega ubicada en Valle de Pedernal (San Juan), presentó en Buenos Aires las nuevas añadas de sus vinos agroecológicos, entre las que destacan el Pinot Noir, un blend de tintas y el primer “Chardonnay Negro”.


“Nos caracterizamos por llevar adelante un trabajo que rescata nuestras raíces, priorizando siempre el bienestar, el progreso de la región y el respeto al medio ambiente”, comentó su enólogo Martín Azcona, quien además destacó el terroir calcáreo del Valle y sus características, muy distintas a las de otras zonas sanjuaninas.”


“Al tratarse de tierra calcárea, la raíz de la vid, cuando se aferra al suelo, hace una simbiosis que permite tener vinos de guarda extremadamente amplia”, agregó el enólogo.


Entre sus vinos sobresale el Pinot, del cual fueron pioneros en el Valle, sobre todo por las dificultades que este plantea a la hora de trabajar la vid, y las exigencias en cuanto a las condiciones. “El Pinot es una uva que necesita un clima frío, algo que en Pedernal se parece más a Neuquén o Río Negro, con una media de 5 grados menos que el Valle de San Juan. Por eso apostamos al Pinot”, dice pero aclara: “Nos llevó 12 años aprender y todavía seguimos aprendiendo. Es un varietal muy caprichoso, y nosotros le sumamos una dificultad extra: ser orgánicos, que significaba no poder curar con agrotóxicos”. Pero el resultado supero la expectativa y el Pinot se transformó en referente de la vitivinicultura de San Juan.


“Como muchas cosas que pasan en nuestra bodega, no se diseñan. Vienen de la naturaleza”, señaló Martín y destacó también su blend “Concierto”. “Es un vino con características muy propias, siempre entendiendo que en un blend, la sumatoria tiene que ser más que las partes. Si usamos 3 uvas, tiene que identificarse un cuarto sabor”


Finalmente, Martín Azcona presentó “Marciano Nero”, el primer Chardonnay negro del mundo, que tiene la característica de Millésime. “Sólo se elaboraron 266 botellas y estamos a la espera de las condiciones climáticas exactas para volver a intentar conjugar una nueva elaboración”, identificó.


En relación a la producción, la bodega que tiene hoy 9 etiquetas, destaca que “todos los días se aprende y nunca de termina de aprender o conocer el gusto del consumidor”. “En una bodega chica, las añadas pueden representar algo que va en contra de lo que va en el mundo del vino, porque se terminar muy rápido”.



  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png