Estados Unidos: Segunda ronda de clausuras pone pesimistas a viñateros y bodegas

Actualizado: jul 20


El repunte de los casos de COVID-19 en California y otros Estados de la Unión Americana, con regreso a la clausura de bares, y de restaurantes y salas de degustación tras una breve reapertura, ha cambiado el animo de los productores y distribuidores de vino en ese país.


Un informe de Jeff Quackenbush, del The North Bay Business Journal, citado por el portal World Business Journal, señala que ‘los viñateros necesitan nuevas tácticas para encarar la situación actual’, que durará ‘dos o tres años’ de acuerdo a los expertos en la industria del vino.


El PBI de Estados Unidos cayó 32% en el segundo trimestre de este año, según el economista Robert Eyler, de la Universidad de Sonoma, pero el reciente resurgimiento de casos obliga a considerar ‘el año 2020 como básicamente perdido para el turismo’ y considerar que ‘comenzará la recuperación’ entre el 2021 y el 2022, según cuando se pueda aplicar masivamente una de las vacunas actualmente en proceso de desarrollo, en tanto el funcionamiento normal se dará en 2023. El experto señala que, mientras tanto, las penurias económica y el desempleo harán que mucha gente restrinja sus gastos, entre ellos el consumo de vino: ‘Pasarán años antes de la vuelta a la normalidad pre-pandemia’.


Para los viñateros y bodegas, el informe aconseja ‘conservar la mayor cantidad de efectivo posible y buscar fuentes de financiamiento, o desarrollar una estrategia de salida’.


También, ‘lograr mayor adhesión (“engagement”) de los consumidores mientras están en plan de compras, en la mayoría de los casos por Internet, a través de investigación de incentivos que permitan una mayor vida útil como consumidor de cada comprador’.


Otra sugerencia es ‘Utilizar más efectivamente las degustaciones virtuales’. Kay Stark. director de Wine.com. es citado señalado que ha realizado ya 23 sesiones virtuales, incluyendo varias con presencia de figuras conocidas (“celebrities”) y que el 60% de los asistentes compró sets de vino para participar, resultado en ventas de 1,2 millones de dólares.


Por regulaciones federales emitidas a poco de finalizar la Prohibición de producción, venta y transporte de bebidas con alcohol (“Ley Seca”, el consumo en si no estaba penalizado) vigente desde 1920 a 1933 en los Estados Unidos, existe un sistema obligatorio de comercialización de tres niveles: bodegas – distribuidores – minoristas. Tras una apelación a la Coste Suprema en 2005, fue permitido el transporte interestadual de bebidas alcohólicas y las bodegas avanzaron vender directamente al público, pero hasta ahora este canal no ha sido significativo, señala el informe.


Para acceder al informe original, en ingles, haga click aquí


+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com