Diego Arzac, Bonprix: "Buscamos la cercanía con el cliente en todo sentido"

Agustín Pastorino y Diego Arzac

Creada hace más de 15 años por Diego Arzac y Agustín Pastorino, Bonprix ha logrado expandirse y evolucionar, siempre con el foco puesto en la experiencia y el consumidor bajo el lema "tu proveedor de bebidas". Hoy, cuenta con 7 locales y va por más.


“Nacimos como distribuidora de cerveza y gaseosas, y lo que hacíamos era ser puramente intermediarios. No contábamos con galpón, sino que comprábamos grandes volúmenes para otros clientes finales y distribuidoras”, comienza a describir a Prensario Diego Arzac, y continúa: “En esa época, comenzó a haber sobreproducción de los canales tradicionales, por lo que decidimos abrir un depósito con aquel remanente de mercadería, negociando una parte para nosotros. Y fue así como se gesta Bonprix como distribuidora. Luego fuimos creciendo por capacidad y velocidad”.


Sin embargo, según cuenta Diego, luego dichos volúmenes se fueron achicando por cuestiones de mercado, y con la dificultad de conseguir mercadería a un precio diferencial, fueron ganando posicionamiento y apuntando al consumidor final. Fue así como como comenzaron a expandirse y abrir locales con el objetivo de atender al consumidor local, gastronómico o revendedor, contando hoy con 7 locales abiertos, y otro por abrir en el corto plazo.


Con la pandemia causada por el COVID-19, Bonprix siguió apostando por más, y buscó volverse una solución para sus clientes: “Al comienzo fue raro para nosotros, pero decidimos no frenar ni un solo día. Cuando se decretó la cuarentena tomamos la decisión de abrir, apoyados en la habilitación que teníamos y ajustándonos a todos los protocolos necesarios. En principio fuimos viviendo todas las etapas, desde la atención a quienes se ‘stockeaban’ para todo el mes, hasta quienes no querían entrar en supermercados en un lugar con volumen de gente”.


“En una etapa más avanzada del contexto, fuimos notando que, muchas de las grandes empresas (proveedores y bodegas) habían roto el canal que tenían del trade con algunos espacios gastronómicos, que con la reapertura tuvieron que re-abastecerse. Y ahí entramos nosotros a responder también a esa necesidad”, agrega Arzac, quien define a Bonprix como “un mayorista de cercanía”. “Armamos un esquema que es un hibrido entre un autoservicio y un almacén tradicional. Es cómodo, te atienden bien, te reciben, haces el pedido, y con variedad en cuanto a marcas y productos. También podemos dirigir la venta hacia un vino o segmento de preferencia del consumidor, pero sobre todo, hay un recuerdo del cliente. Bonprix es un negocio de cercanía pero no sólo física, sino con el trato al cliente”.


En lo que respecta al consumo, Diego destaca especialmente el crecimiento del gin, que hoy representa un 4% del negocio para Bonprix, seguido por el vino y la cerveza. Con respecto al vino, una de las características más destacadas no está solo en el crecimiento de su consumo en términos de volumen, sino en la búsqueda de más etiquetas y uvas que antes no se consumían tanto. “La gente empezó a cambiar el malbec y a pedir con más naturalidad otras uvas sin ser especialistas en vino”, cuenta Diego, quien remarca que el objetivo está en apuntar al consumo masivo y la rotación, con etiquetas como Catena, Luigi Bosca, Norton, Chandon, pero sin llegar a la especialización como “vinoteca”.


Finalmente, sobre el consumidor completa que hoy es más proactivo e inquieto que antes, pregunta y está abierto a probar otras cosas. “Esto nos obliga a estar atentos a las tendencias. Hoy lo vemos con los aperitivos, lo vimos con el champagne… se abrió mucho el juego e incluyó otras bebidas a la mesa de los consumidores como Cynar, Cinzano, Vodka, Vermouth, Aperol, Bitter, aguas tónicas… La gente se volvió más sofisticada”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png