Brisa Wines y Barroco celebran la “Golden Hour”

Este martes 19 de enero, desde las 19 horas, Brisa Wines y Vinos Barroco celebrarán “The Golden Hour”, un nuevo encuentro que se llevará a cabo en el bar Lekeitio Vasco Oriental, con el objetivo de seguir fortaleciendo los vínculos entre los consumidores y el vino.


“Una vez que uno hace un evento, siempre tiene expectativas de que lo que ofrece le guste al que está del otro lado. Usualmente en este tipo de encuentros, la idea es que la gente la pase bien, se relaje, se distienda y pruebe el vino. Que pregunte algo sobre cómo lo hiciste, por qué se eligió una uva en particular, o se decidió ir por ese lado, y vos poder contar la historia”, describe a Prensario del Vino Roberto Romano, fundador de Barroco, y remarca que, en este encuentro en particular que estarán realizando junto a Lorena Villagra de Brisa Wines, con quien mantiene una amistad hace años, lo principal “es buscar un buen momento en el que Barroco esté presenten”.


Durante el evento, se estarán probando los vinos Aire Blend 2018, Aire Blanc de Blancs, Baroque Rose 2020, Barroco Sauvignon Blanc y Aether Rose: “La experiencia es poder brindarle al consumidor todas las cosechas nuevas, pandemia de por medio. Será la primera vez que los consumidores de Brisa Wines puedan probarlos. La experiencia de poder siempre probar algo nuevo es desafiante y motivadora”, enfatiza Roberto.


En lo que respecta a los encuentros presenciales, Romano destaca que, “hoy por hoy, después de un aislamiento social de 8 meses en la cual se cortaron todos los eventos de contacto social, tener esta posibilidad de generar este tipo de eventos, le da al consumidor como un ‘volver a empezar’”. “Primero, estar en contacto con otras personas en un mismo ambiente, y segundo poder participar de un evento al aire libre. Y siempre que hay buena música y buen producto alrededor, y la persona está cuidada, el momento es perfecto, por eso el nombre no: The Golden Hour, el momento dorado del día”.

Sin embargo, para fundador de Vinos Barroco la virtualidad también ha dejado aprendizajes. Entre ellos, el aprovechar el tiempo y no perderlo: “Aprendimos que por ahí cierto tipo de eventos, o momentos, se pueden solucionar mediante un encuentro online. Por ejemplo, yo hice toda la cosecha 2020 de manera online, hablando con los diferentes enólogos, enviándome ellos las diferentes muestras, y yo probando desde mi lugar. ¿Qué pasó? Ahorré un montón de tiempo, de viajes, ahorre dinero, y pude hacerlo igual, independientemente de mi preferencia por el encuentro presencial y el poder entregarle la copa al consumidor que está del otro lado, mirándote y escuchándote atento a lo que vos le contas”, completa Romano.