Bodegas Bianchi se suma a la reactivación del enoturismo

Bianchi ofrece para la temporada estival distintas alternativas de enoturismo para quienes planean disfrutar de sus vacaciones de verano en la ciudad de San Rafael, siempre respondiendo a los protocolos necesarios para llevar adelante actividades que van desde degustaciones y visitas a la bodega a recorridas a caballo y bicicleta por los viñedos, entre otras.


“Nuestra bodega en San Rafael reabrió sus puertas en diciembre, después de varios meses. Estamos trabajando con estrictos protocolos sanitarios cuidando que todos se sientan seguros y protegidos de cara a una temporada de verano que va a ser distinta, pero no por eso menos interesante. En enero y febrero vamos a estar abiertos todos los días, creemos que San Rafael, que recibió el Safe Travels Stamp en noviembre, será un destino muy elegido por los argentinos. Las experiencias que ofrecemos buscan conectar a cada una de esas personas con lo más lindo del mundo del vino: poder caminar, andar en bicicleta o a caballo por los viñedos, degustar, crear un vino propio, entre otras. Vivir al máximo nuestros viñedos y jardines, disfrutando del paisaje y actividades al aire libre.” comentó Alexia Robinson, Responsable de Turismo y Eventos.


San Rafael es reconocido por sus opciones de turismo aventura de alta montaña, sus actividades náuticas en el Cañón del Atuel y el Río Diamante, en los últimos años, se ha desarrollado un atractivo Camino del Vino que tiene como punto de partida la Champañera Bianchi, una de las bodegas más visitadas del país.


Las degustaciones cuentan con una duración estimada de una hora, con reserva previa y un cupo máximo de 12 personas y durante las mismas se podrá recorrer parte del viñedo, caminar por la bodega y aprender sobre la elaboración de vinos y espumantes. Conocer los secretos que pasaron de generación en generación, la cultura transmitida por los trabajadores y la familia en estos más de 90 años de historia de la bodega. Disfrutar una cata dirigida de la línea Famiglia Bianchi en la cúpula central.


Durante las mañanas, y con una duración estimada de dos horas, el recorrido al viñedo a caballo se vuelve una experiencia única, donde luego se podrá conocer la bodega de vinos con mayor tranquilidad, la cava de barricas y en la bodega de espumantes y, desde luego, una degustación de la línea Famiglia Bianchi. Mientras que el recorrido en bicicleta tiene una duración cercana a los 90 minutos, y cupo máximo de 12 personas.


Además, las experiencias incluyen la posibilidad de convertirse en viticultor o enólogo por un día, recorriendo los viñedos y aprendiendo sobre los procesos de cuidado y mantenimiento de los mismos, y realizar un propio corte de vinos, aprendiendo de las distintas características y estilos, para con esa base ponerse a mezclar, buscar y crear sin límites.


Finalmente, habrá catas de distintos varietales y picadas de carnes exóticas ahumadas, elaboradas con recetas exclusivas y quesos, acompañados de dos copas del vino premiado Famiglia Bianchi.