Bodega Nieto Senetiner abre nuevamente sus puertas al enoturismo con una propuesta renovada

Bodega Nieto Senetiner reabrió las puertas de su bodega con una serie de renovaciones que transformaron su propuesta turística. Con su nueva oferta gastronómica, sectores re-diseñados y habiendo ampliado su abanico de actividades, la bodega busca transformarse en una parada obligatoria para quienes se encuentren en Mendoza.

Sumergiendo a sus visitantes en una experiencia que apela a todos los sentidos, la nueva propuesta de la bodega busca reflejar y potenciar su identidad bajo una estética más fresca y renovada, pero sin perder de vista sus orígenes y tradiciones. Inmersa en el mejor paisaje mendocino por sus vistas únicas a la Cordillera de los Andes y viñedos, hace que cada rincón transmita un poco de historia y permita dejarse llevar y abrazar por el ambiente.

El paseo comienza al llegar a Vistalba, Luján de Cuyo, -considerada hoy la primera zona vitivinícola de Mendoza y la que dio origen a la vitivinicultura Argentina- donde la fachada, casi como si fuera una postal, deja lucir los 130 años de historia del tradicional edificio de esta bodega fundada en 1888. Seguido por la recepción, al momento del ingreso, se empiezan a percibir los espacios amplios, elegantes y luminosos que permiten conectar y apreciar el lugar desde todas sus perspectivas. Con una sala de ventas ahora integrada casi de forma perfecta con el paisaje, a través de sus amplias ventanas al viñedo, permite ofrecer una experiencia de compra mejorada e invita a recorrer el portafolio completo de Nieto Senetiner a través de sus etiquetas exhibidas.


Pasando al salón principal, la nueva cava se transforma en la estrella indiscutida del recorrido por su extensión de casi 13 metros y su capacidad para almacenar alrededor de 1000 botellas de vinos, que cautiva la vista de todos los visitantes gracias a sus puertas de vidrio repartido. Por último, una galería exterior re-diseñada y amoblada que invita a seguir disfrutando de vistas únicas a la montaña, dónde Vistalba, -Vista al Alba- ofrece el mejor retrato mendocino con sus espléndidos viñedos y su sol radiante.

Pero los cambios no sólo fueron estéticos o de infraestructura: Nieto Senetiner aprovechó para mejorar servicios, circuitos y experiencias que potencien a la bodega. Con dos opciones de degustaciones: Tradición renovada y Selección del enólogo, que tienen como protagonista al vino y su historia, logran que quienes las realicen conecten con las particularidades de cada uno de sus vinos.


Con una carta renovada a cargo del grupo gastronómico Azuca Restauraciones y, bajo el concepto de alimentos de confort, se puso el foco en ofrecer una opción de comida “hogareña”, con platos caseros elaborados con productos de altísima calidad. Apostando por platos simples y por recetas tradicionales, buscando potenciar el regreso a los orígenes, para recuperar la cultura gastronómica y el recetario que se quiere transmitir dentro del lugar, de generación en generación. Se crearon opciones de 2 o 3 pasos con menú a la carta de miércoles a domingo.


Consumo responsable, un pilar para este nuevo momento

En un mundo donde la tendencia global está vinculada al bienestar y vida sana, Bodega Nieto Senetiner lidera una campaña que tiene como objetivo concientizar sobre el consumo moderado de alcohol durante las visitas y fomentar el consumo de agua que acompañe durante todo el recorrido. Entre las iniciativas planteadas, está la de promover alianzas estratégicas con empresas de movilidad, para que los visitantes no se trasladen por sus propios medios, y un programa de promoción de conductor responsable, agasajando con un obsequio a quien forme parte del mismo.


  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png