Argentina: El consumo de vino espumoso crece un 17% entre enero y agosto del 2021

Este viernes 22 de octubre se celebra el "Día del Espumoso", un festejo que nació en 2009 y al que cada vez se suman más países. Según el último informe del INV, en lo que va del año se registra una tendencia a la baja sobre el consumo de vino en el país con respecto a 2020. Sin embargo, la categoría espumosos va en alza.


“Hoy en día se ve más la desestacionalización de los espumosos, que ha ido cambiando de ser un vino de celebración a un producto esencial en el día a día. El consumidor vio que compartir una botella en pareja o en el círculo íntimo es algo que agrega mucho placer a la actividad diaria”, afirma Andrés Heiremans, Gerente General de Bodega Cruzat, la única bodega argentina dedicada exclusivamente a la elaboración de espumosos bajo el método tradicional.


Y agrega Heiremans: “Si bien el consumo más fuerte de espumosos en Argentina suele ser durante el último trimestre, en lo que va del año se puede observar un crecimiento de casi un 20% Esto pone de manifiesto que cada vez estamos más cerca de la desestacionalización del producto. Este 2021 ya se consumió más del 70% del total de 2020: números más que alentadores teniendo en cuenta que en la mayoría de las bodegas las ventas de espumosos cada fin de año representan casi el 50% de su producción”.


De acuerdo a los números del INV, en 2020 se consumieron un total de 253.575 hl y de enero a agosto un total de 154.406 hl. En lo que va del 2021, el consumo asciende a 181.034 hl, con picos altos de crecimiento en los meses de abril (+121,5%), mayo (+181,8%) y julio (+43,1%) en referencia al mismo período de 2020.


Según explica Lorena Mulet, enóloga de Bodega Cruzat, en otros países el vino espumoso es un producto de consumo permanente: “Ya sea en aperitivos, comidas, fiestas o reuniones en general, los espumosos son preferidos y necesarios para cualquier momento. En Argentina, los espumosos están tomando cada vez más protagonismo de la mano de consumidores más atentos a los procesos y nuevos productos. Por eso hoy el desafío es seguir ofreciendo espumosos de calidad mundial y novedosos”.


En el caso de Bodega Cruzat, este crecimiento además se vio fuertemente impulsado por dos grandes lanzamientos: Cruzat Pet Nat -elaborado bajo el método ancestral y que quebró stock a los tres meses de haber sido lanzado- y Cruzat Naranjo, el primer espumoso naranjo de Argentina.


“El argentino es muy curioso y siempre está en busca de novedades. Con el Pet Nat y el Naranjo, el consumidor vio en estos dos productos dos ofertas muy diferentes, pero con la calidad Cruzat y eso no sólo ayudó a que tenga una gran aceptación, sino también le dio un nuevo impulso el resto de nuestras líneas que ya venían con un crecimiento sostenido”, completa Mulet

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png