Argentina: Crece el despacho de vino pero no el consumo interno

Las compras directas en góndola reflejaron un descenso durante el primer trimestre de 2022 en Argentina, aunque el vino que salió de las bodegas para los centros de distribución creció, con un precio que escaló 70%, según informó un reporte del Instituto Nacional de Vitivinicultura.


Si bien los despachos al consumo interno durante el primer trimestre de 2022, según el INV crecieron un 3,7%, el consumo de vino en Argentina (es decir, las compras concretas en góndola) arrojó una disminución del 6%, lo que representó unos 2,8 millones de litros menos comprados respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos provistos por la consultora Scentia, que releva los números de consumo en el mercado interno argentino, en este caso, del canal tradicional (unos 18.000 locales entre los que se destacan los comúnmente llamados “chinos”, supermercados y demás autoservicios; es decir, no están contemplados los almacenes y quioscos) y para las categorías vinos finos, comunes y espumantes.


Aunque los datos de la consultora Scentia son derivados de una muestra de alrededor del 40% del mercado (y que no contempla el canal HoReCa: Hoteles, Restaurantes y Caterings, ni tampoco las vinerías), es decir que no nos dan el total del consumo, son un aporte fundamental para ver cómo se comportan las ventas de la categoría. El hecho de que haya contraste entre los despachos y el consumo concreto significa que el vino llegó a los centros de consumo y está disponible para ser vendido pero aún no ha sido comprado.


El precio promedio que mostró este trimestre fue de unos $400 por litro, un 70% mayor al del primer trimestre del año pasado, que fue de unos $235 por litro.


Rangos de precios

El consumo total del primer este trimestre, en precios reales expresados en pesos de marzo del 2022, se ha concentrado en el rango de los 100 y 200 pesos por litro en un 27%, mientras que el 84% del consumo estuvo en el rango de los 100 a 600 pesos por litro.


Para realizar una comparación sobre los rangos de precios, fueron deflactados los precios y se los puso en términos reales expresados en marzo de 2022, para que esta variable no se vea afectada por inflación. Entonces, para consumir un litro de vino, a los precios de marzo de 2022, se necesitaban $400, mientras que para marzo de 2021 se hubieran necesitado $365.


Si profundizamos por la categoría con mayor consumo, que fueron los vinos finos con 70% del total de la muestra, obtenemos que las compras se concentraron mayormente en el rango de los 300 y 200 pesos por litro, siendo este de un 27,3%, mientras que el 75% del consumo se concentró en el rango de los 100 y 600 pesos por litro.


Variedades

El Malbec fue el vino varietal más consumido, con un 22,9% de participación en el relevamiento que arroja la consultora Scentia, lo que representó unos 45 millones de litros para este trimestre y unos 2,8 millones de litros menos que lo consumido el año anterior de este varietal.


Respecto del rango de precios (reales en pesos de marzo de 2022) en el que el vino Malbec fue consumido, resultó ser el de los 400 a 500 pesos por litro a marzo, con 22,6%, mientras que el 76% del consumo de este vino varietal estuvo concentrado en el rango de los 200 a 700 pesos el litro. Lo llamativo es que si bien el consumo pareciera ubicarse en torno a los 400 y 500 pesos por litro, el 13,4% se concentró en vinos mayores a los $900.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
LOGO-VINO-1.png