Analista señala que la crisis del vino francés tiene raíces aeronáuticas

Foto: airgways.com

En artículo publicado en el portal británico Just-drinks, Chris Losh sostiene que la crisis actual en la vitivinicultura francesa responde no sólo al cierre de restaurantes, hoteles y bares por la pandemia Covid- 19, sino también al conflicto entre la fabricante de aviones europea Airbus y la estadounidense Boeing.

La descripción de la crisis es dantesca: “millones de hectolitros sin vender almacenados en tanques, una tremenda cantidad de viñateros enfrentando la ruina”. La reacción de la industria gala fue pedirle al gobierno un rescate financiero de 500 millones de euros (556 millones de dólares) y del cual obtuvo 140 millones de euros, más dinero para la destilación de dos millones de hectolitros”.

Losh se manifiesta conceptualmente contrario a la destilación, argumentando que “en el pasado, era una forma de librarse de una sobreproducción estructural”, equivalente a “sacarse vino invendible” de encima. Pero, reconoce que este caso es diferente: “La industria francesa, y numerosas otras, están enfrentando “circunstancias extraordinarias” que pueden hacer quebrar industrias “normalmente saludables”. De acuerdo a Wine Spectator, en Francia los viñateros independientes enfrentaban en febrero pasado -antes de estallar la pandemia Covid-19- una posible pérdida de 100 millones de dólares.

La situación empeoró aún más cuando el gobierno de Estados Unidos aplicó en octubre pasado una tasa aduanera adicional de 25% a los “productos agropecuarios” de los países miembros del consorcio de fabricación aviones Airbus, aduciendo que los subsidios de estas naciones –Francia, España, Alemania y el Reino Unido-subsidian indebidamente su fabricación de aeronaves, en detrimento de la estadounidense Boeing, su principal competidora a nivel mundial. Este tema ya fue cubierto en Prensario del Vino (ver nota aquí)

La World Trade Organisation avaló esta medida, que afecta al mercado que más aprecian los productores franceses de vino en el mundo: “Francia puede estar vendiendo más litros en otros países, pero Estados Unidos es donde se gana dinero”, escribe Losh. La Federación Francesa de Exportadores de Vino y bebidas alcohólicas estimó la pérdida de ventas entre octubre y fines de 2019 en 40 millones de dólares, afectando especialmente a las variedades de vino de menor precio, como Borgoña, Chablis o Pinot Noir.

El informe finaliza diciendo que este conflicto “ha calado profundamente en el estado de ánimo de los franceses y golpeado al gobierno francés en el bolsillo. Como estrategia para la Casa Blanca, no podría haber tenido mejores resultados”.

13 vistas

+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com