Agustina Guz: “El argentino es un público joven a nivel consumo de vino”

Actualizado: jun 1


Agustina Guz conversó con Prensario del Vino sobre la necesidad de abrir el juego en la industria hacia nuevos varietales para así alcanzar al consumidor más joven.

La pasión de Agustina por el vino nació cuando tenía 19 años, edad a la que hizo un curso de cocina municipal, ‘más por hobbie que por una cuestión laboral’, según describe la sommelier. “Durante la carrera teníamos un pantallazo general sobre maridaje que me generó muchísima intriga. Al año siguiente en esa misma escuela municipal (Centro de Formación Profesional de Gastronomía de Haedo) abrieron la carrera de bartender y sommelier, al cual me inscribí. Terminé siendo muy amiga de mi profesor que fue el que me hizo adentrarme de lleno en este mundo cuando tenía sólo 22 años”, relata.


De acuerdo con la sommelier y participante de la versión argentina del formato culinario Bake-Off (Telefe), el consumidor argentino apuesta siempre al malbec, y a los varietales en general, pero se trata de un público joven a nivel consumo, especialmente si se compara con el europeo. Esto, según la sommelier, representa un gran desafío para la industria vitivinícola a la hora de “sacar a la gente de esa cepa, logrando así ampliar el consumo de blends que en realidad son vinos a mi parecer mucho más interesantes y complejos, y tienen más historia que contar”. “Por otro lado, tenemos la suerte que en nuestro país hay vinos de altísima calidad a bajo costo, la relación precio calidad comparada con el mundo es increíble”, agrega.

En relación al maridaje, otra área de expertise de Guz, remarca que es clave a la hora de elegir un vino, ya que “un mal maridaje genera que o la bebida o el alimento queden opacados por el otro, o incluso arruinar su percepción en la boca”. “Un buen maridaje es aquel que potencia las características de cada producto, que genera que ambas cosas exploten en la boca juntas, ninguna sobre la otra”, señala.

Finalmente, sobre la llegada a los consumidores más jóvenes, para Agustina es la propia amplitud del mundo del vino la que invita a “no quedarse con probar uno que no guste y encerrarse en la idea de que el vino pueda no gustar en general”. “Creo que los consumidores jóvenes son alcanzables mediante espumantes o vinos dulces”, adhiere y remarca que “ningún encuentro entre amigos, familia, pareja y afectos termina de estar completo sin botella de por medio”. “Siempre digo que el mejor vino es el que se comparte”.

“La fortuna que tenemos como productores es la variedad de oasis que hay en todo el país, que generan una amplitud de vinos enorme, y con terroirs donde se adaptan una gran variedad de cepas. Mismo hacer una cata comparativa de la misma cepa, el mismo enólogo, en oasis distintos es una de mis clases más divertidas y que a su vez nos permite reconocer la calidad de profesionales que tenemos en el país”, finaliza Guz.

500 vistas

+5411 4924 7908

©2020 por pruebavino. Creada con Wix.com